Saltar al contenido

Tipos de copas para vino

Tipos de copas para vino

Cuando eres un apasionado y realmente lo que te gusta es disfrutar al máximo de una buena experiencia, conocer bien que tipos de copas para cada vino te puedes encontrar, es clave para hacer que este exprese todo su potencial. Ahora tienes a continuación una guía informativa con las copas preferidas por todos los profesionales y amantes de esta bebida.

Características comunes de una copa para vino

No importa que te estés preguntando cuantos tipos de copas para vino hay, ya sean para servir un blanco, un tinto o un espumoso, eso ahora mismo da igual, vas a verlo enseguida.

Primero debes saber que a pesar de que entre ellas existen diferencias en su tamaño y su forma, hay ciertas cosas que no pueden cambiar, deben ser igual para todas, si quieres sacar todo el jugo a esta bebida.

¿Las vemos?

  • El cristal debe ser muy fino, liso, transparente e incoloro para apreciar el tono del vino y no interferir mucho con el paladar.
  • El tallo tiene que tener la suficiente longitud para poder coger la copa sin tocar el cáliz, de esta forma se alterara la temperatura del vino con el calor de la mano.

Diferentes tipos y estilos de copas para vino

Son tantas las variedades y rasgos de esta bebida, que vas a encontrarte con distintos tipos de copas para vino, quieras o no quieras. Conocer sus nombres y sus atributos principales es una ventaja cuando quieres disfrutar en todos los sentidos del vino.

Pero para que te pongas en situación, las principales diferencias entre los tipos de copas las vas a encontrar en el cáliz y la boca, por último el tamaño también es otro factor determinante.

Tipos de copas de vino tinto

Bien, para empezar con esta guía sobre tipos de copas, tenemos a las más grandes de todas, las de vino tinto. Su tamaño, tanto en altura como en el volumen de su vaso, supera a cualquier otra copa.

  • Borgoña
  • Burdeos
  • Cabernet Sauvignon
  • Merlot
  • Pinot Noir
  • Shiraz
Tipos de copas para vino tinto

1. Copa Borgoña

La Borgoña tiene un vaso grande por su diámetro, con el cáliz en forma de balón y boca ancha, algunas tienen un estrechamiento antes de llegar al filo como el modelo Pinot Noir. Una característica que podemos resaltar, es que tiene un fondo más corto pero más ancho que la Burdeos.

La principal virtud de la copa Borgoña es que tiene un volumen mayor, por su forma oxigena muy bien el vino y libera de manera correcta los aromas. La copa Borgoña suaviza la acidez resaltando más la parte frutal que tanto nos gusta. Recomendada para cosechas de vinos con una crianza larga, como los tintos con cuerpo, añejos y algunos blancos con más crianza en madera.

2. Copa Burdeos

Estructura alta, destaca por un gran tallo y un cáliz alargado, con mucho volumen y un diámetro grande. En la copa Burdeos se gira muy bien el vino, para que oxigene como debe. Su cáliz tiene forma de U y un fondo más largo que ancho, se cierra levemente arriba, en la parte de la boca.

La copa Burdeos es la más utilizada por su versatilidad, pero es la ideal para garnacha y otras variedades como los tintos jóvenes y con crianza por su gran volumen.

3. Copas Cabernet Sauvignon

La copa Cabernet es grande y alta, su forma está diseñada para potenciar los aromas. Su cáliz es ancho en la parte baja permitiendo oxigenar el vino correctamente. La boca es más estrecha, por esto atrapa mejor todos los aromas que se expanden por el cáliz.

Es similar a la copa burdeos, pero de menor tamaño, perfecta para vinos de la región del Penedés, o gallegos como los de las Rías Baixas.

4. Copas Merlot

Es una copa con un tamaño mediano, se puede decir que está entre la burdeos y la copa borgoña. Suelen tener un tallo alargado, aunque hoy puedes encontrar diseños de tallo corto, incluso sin él.

Cuentan con una buena base. La forma del cáliz es curvado, pero sin afinarse mucho hacia la parte de la boca y con buena abertura.

5. Copa Pinot Noir

La copa Pinot Noir para tintos es majestuosa y con el cáliz más ancho que cualquier otra, esto permite un área de contacto con el aire mayor. Tiene un ligero estrechamiento ante de llegar al filo, para luego dejar caer bien el líquido en la boca.

Facilita el movimiento del vino dentro de la copa, beneficia e incentiva la emulsión del aroma y el sabor de los vinos con más cuerpo.

6. Copa Shiraz

Es una copa muy alargada y abombada en forma redonda como de balón, pero con una circunferencia no tan pronunciada. Destacan por ser esbeltas y elegantes con un tallo largo.

¿Cómo son las copas para vino tinto?

Nombres de copas para vino tinto

Tipos de copas para vino blanco

El objetivo de las copas de vino blanco es resaltar el dulzor de esta variedad y mantener su temperatura, ya que este se sirve frío, por eso el tamaño de estas copas es menor que el de las copas de tinto.

Cualquier copa para vino blanco será perfecta para servir un rosado que no sea espumoso, pero podemos excluir de esta lista a la copa tulipán, porque está por su forma y tamaño, se adapta también muy bien a cualquier bebida que contenga burbujas.

  • Chardonnay
  • Tulipán
  • Riesling
  • Sauvignon Blanc
  • Montrachet
  • Viognier
Tipos de copas para vino blanco

1. Copa Chardonnay

La copa Chardonnay está diseñada para el vino blanco, aunque se puede aprovechar también con el rosado. Su forma es parecida a la de tipo Cabernet, pero su volumen es más reducido. El vino blanco es más pobre en matices, aunque esta variedad es ligera y afrutada, por eso la forma de esta copa permite que captes todos sus aromas desde el primer trago. 

El tamaño y su volumen es una de las principales características, debido a que los blancos se sirven en menos cantidad, para mantener mejor la temperatura.

2. Copa Tulipán

Como podrás ver esta copa la hemos incluido tanto para tomar vino blanco como para el espumoso y es que va muy bien para cualquiera de las dos variedades. Su tamaño está entre una copa para vino blanco y otra para espumoso.

Si sirves un vino blanco en ella, esta resaltara el aroma de la fruta, además al tener un cáliz estrecho aunque abombado, mantendrá la temperatura de la bebida durante más tiempo. Ideal para vinos ligeros y afrutados como los de Rueda.

3. Copas Riesling

Son copas con una altura y volumen medio, se ensancha más en la zona baja del cáliz. Se van estrechando a medida que van subiendo hacia la zona superior de la boca.

Se distinguen por tener un pie más largo. La mayoría de ellas tienen un diámetro pequeño en la parte del vaso.

4. Copas Sauvignon Blanc

Una copa alta con un volumen generoso para ser de vino blanco, se caracteriza por un contorno llamativo y pronunciado en forma de tulipa pero más redondeado.

Una copa que por su forma es ideal para vinos de cuerpo medio con mucho vigor como los que se producen en el valle del Loira.

5. Copa Montrachet

Esta es la copa para vino blanco con más volumen en su cáliz, tiene forma de balón y es que la variedad Montrachet evoca aromas muy dispares como la miel o el helecho. De ninguna otra forma se podría abrir completamente esta variedad de vino para dejar fluir todos sus matices.

6. Copas Viognier

Esta copa es de las más pequeñas que puedes ver para vino blanco y es que esta uva permite elaborar vinos suaves y efervescentes. Por eso su cáliz, aunque esté abombado, es de los más estrechos.

En la parte de la boca se cierra pronunciadamente, para retener mejor los aromas de esta variedad. Por otro lado, también beneficia la retención del carbónico.

¿Cómo son las copas para vino blanco?

Nombres de copas para vino blanco

Si todavía tienes dudas puedes ver aquí en que copa servir el vino blanco según la variedad de uva y su dulzor.

Tipos de copas para vinos espumosos

Son muchas las copas que se han usado a lo largo de la historia para servir vinos con burbujas como el cava o el champagne, a día de hoy está demostrado que las mejores son la flauta y la tulipa. Es sencillo, para el vino espumoso se busca un recipiente que mantenga la temperatura y retenga las burbujas para que la bebida no se quede sin fuerza.

Por otro lado, muchos vinos rosados tienen burbujas, es por eso una copa para vino espumoso te servirá también para estas variedades.

  • Flauta
  • Tulipán
  • Vintage
  • Pompadour
  • Cava
Tipos de copas para vino espumoso

1. Copa Flauta

La flauta es una copa estrecha y alargada con un receptáculo en forma de tubo, pero más ancho en la parte baja. En algunas, su cáliz va afinándose al subir hacia la boca. Ideal por su diseño para cava, espumoso y champagne, de ahí que su filo estrecho retiene el ácido carbónico mejor que ninguna otra copa. 

Los expertos suelen usarlas en las catas profesionales. Es costumbre, en todas partes, utilizar la copa con forma de flauta para brindar en las celebraciones y fiestas.

2. Copa Tulipán

La copa Tulipán tiene una estructura alta y alargada, con una abertura en la boca más estrecha que en el centro. Por lo tanto, evitamos que se caliente el contenido

La copa de vino tulipán es ideal para espumosos, rosados, champán y algunos blancos, teniendo en cuenta, que estos vinos tienen que servirse fríos.

3. Copas Vintage

Este es un tipo de copa que a día de hoy no se usa mucho y es que puede que tenga el tamaño y la forma perfecta como una copa tulipán o flauta, pero normalmente son con cristal de color o tallado.

Tienen varios inconvenientes, si son de color no podrás apreciar bien los matices y las burbujas del vino espumoso y si está tallada tampoco, aparte del grosor exagerado del cristal para poder tallarlo donde no percibirás de la misma forma esta bebida con burbujas.

4. Copas Pompadour

La copa Pompadour tampoco la recomienda nadie a día de hoy, tiene un cáliz demasiado bajo y amplio, además de un tallo muy corto. Puede que en otra época tuviera un estilo que llamara la atención y le gustase a la gente, pero la verdad es que por su forma y su tallo, tu bebida perderá fuerza y temperatura muy rápido.

5. Copa de Cava

Es alargada y estrecha para retener las burbujas y evitar que el gas pierda fuerza. Esta copa es más conocida como la copa flauta, también es ideal para servir champagne.

¿Cómo son las copas para vino espumoso?

Nombres de copas para vino espumoso

Variedades de copas de vino dulce para aperitivos y postres

Ha llegado el momento del postre y ya asoman las golosinas y es que las copas de vino dulce son una delicia. Las más pequeñas de todas, pero con la misma personalidad que sus hermanas más grandes.

Su tamaño más reducido y su boca sutilmente curvada hacia el interior te facilita que puedas mover su contenido y acentuar sus aromas sin derramar ni una gota.

  • Sauternes
  • Jerez
  • Oporto
  • Madeira
  • Copa para vino dulce
Tipos de copas para vino dulce

1. Copa Sauternes

Es una copa con forma de U, como la Burdeos, pero más pequeña incluso que las copas para vino blanco, y es que es para tomar vino dulce como el Sauternes, con denominación en Francia. También es útil para otros vinos dulces sin importar de donde sean.

2. Copas de Jerez

Diseñada para servir el Jerez, la copa es muy similar a la Oporto, pero tiene la boca más estrecha, así que los aromas llegan directos a la nariz y se disfrutan mejor todos los atributos del Jerez. Estas son unas de las copas de cristal más pequeñas que podrás comprar en el mercado.

3. Copa Oporto

Este vaso para vino es muy similar por su forma a una de Burdeos, pero el tamaño de la Oporto es mucho más pequeño. Si quieres disfrutar bien del vino dulce con esta copa, no se debe llenar más de la mitad, en consecuencia se abrirán mejor todos los aromas de esta variedad.

4. Copa Madeira

Las copas de Madeira algunas tienen un cáliz recto y otras un estrechamiento pronunciado en medio del recipiente, al final el objetivo es ofrecer bien los aromas del vino dulce desde el interior de la copa. También es ideal para servir otros vinos como el Oporto.

5. Copas para vino dulce

Cualquiera de estas cuatro copas es ideal para el vino dulce, ahora con tantas marcas investigando para mejorar la experiencia de sus clientes hay decenas de diseños diferentes. Por eso podrás ver copas que simplemente son para vino dulce, cumplen el estándar en cuanto al tamaño, pero en diseño todas son diferentes.

¿Cómo son las copas para vino dulce?

Nombres de copas para vino dulce

Otros recipientes y vasos para tomar vino

No todo van a ser copas, en otras épocas se ha utilizado de todo para servir el vino, mira un dato, ¿con qué ojos verías a día de hoy que te sirvieran el vino en una concha?, pues esto era normal hace años, así que no te asustes.

  • Copa catavinos
  • Caña
  • Chiquito
  • Chato
  • Cunca
Otros tipos de vasos y recipientes para vino

1. Copa catavinos

Es una copa pequeña que usan los profesionales en las catas, su forma y su tamaño muy parecido a la copa de jerez. Es muy importante que esta sea totalmente transparente, sin colores ni tallas, para apreciar bien todos los matices visuales del vino. El cáliz debe ser abombado para permitir mover el vino y la boca más estrecha para concentrar mejor los aromas.

2. Caña

Aunque esta se utiliza para servir cerveza, puedes ver que todavía hay sitios donde no les importa utilizarla también para el vino.

3. Chiquito o chato

Vaso de cristal pequeño y sin tallo, ideal para cuando vas de tapeo de bar en bar y no necesitas fijarte tanto en las características del vino que vas a tomar.

5. Cunca

Recipiente de cerámica de origen gallego, solo las verás en tabernas donde es tradición servir en ellas el vino, ya que es un símbolo de la cultura de estas tierras.

¿Cómo son el resto de recipientes para vino?

Nombres de otros recipientes y vasos para vino

Conclusión sobre los tipos de copas para vino que hay

Al final de todo con cuatro copas puedes apañarte, no es necesario que tengas una para cada variedad, porque ya te avisamos que este listado de tipos de copas para vino se queda corto…, todavía hay más.

Lo ideal sería contar con una copa tipo Burdeos o Borgoña para el vino tinto, otra Chardonnay para el vino blanco, una copita tipo Oporto o Jerez para el vino dulce y una Tulipa para el vino espumoso.

Eso es recomendable y suficiente, ¿ya sabes con cuáles vas a brindar en tu próximo encuentro?

COMPARTELO EN TUS REDES SOCIALES